buscar
facebook
twitter
youtube
 
para que sirve la veronica planta medicinal antiestres

Veronica planta medicinal natural

La verónica es una especie que se desarrolla de forma anual y posee hojas emparejadas. Esta planta, también conocida por su nombre binomial –Verónica officinalis-, suele crecer en zonas montañosas.

Aparece con mayor frecuencia en suelos con muy bajo contenido de calcio y bosques abundantes. Las flores de esta especie son de tamaño muy pequeño y color azul profundo, ubicándose por racimos que crecen sobre todo a partir del mes de marzo. El fruto de la planta de verónica tiene forma capsular y consiste en un pequeño triángulo invertido (aparece recubierto de finas vellosidades). La mejor época para la recolección de la planta de verónica es justamente en su período de florecimiento. Para aprovechar todas las propiedades de esta planta se la debe secar a la sombra.

Propiedades beneficas

Verónica posee numerosas propiedades para cuidar la salud: es tónica, digestiva y diurética.

Es muy útil en las digestiones lentas y difíciles, ya que combate la pereza intestinal y el estreñimiento.

La verónica tiene excelentes propiedades curativas en los estados congestivos de las vías respiratorias, siendo expectorante y anticatarral.

En uso externo, ayuda a la curación de llagas y quemaduras.

A verónica se le reconocen beneficios contra el stress, depresión, gota, reuma y el colesterol.

También es recomendado a las personas con exceso de trabajo físico y mental, es sedante y está indicada en estados de debilitamientos en general.

Verónica es empleada en infusiones como antiinflamatoria, atialérgica y antiulcerosa.

Uso

La infusión a base de verónica se prepara con 5 gr de esta planta por cada taza de agua hirviendo.

Hay que dejar infusionar esta mezcla por un mínimo de 15 minutos, dejar reposar hasta que entibie y filtrar.

Esta planta en estado fresco, asimismo, puede ser empleada para preparar nutritivos zumos frescos. La dosis de recomendada de zumo de verónica es de unos 10 cc diarios (administrados en 3 dosis diferentes).

Para aprovechar las propiedades de esta especie en usos externos, en cambio, bastan con 40 gr de verónica por cada litro de agua. Dejar hervir 10 minutos y filtrar. Aplicar sobre llagas, aftas o heridas externas.

Infusión: Para los eczemas. Se cogen 35 gm de sumidades floridas de verónica para 1 litro de agua hirviendo. Se tapará cinco minutos y después, con el líquido se lavaran los eczemas, mediante una gasa empapada.

Infusión: Contra las afecciones respiratorias. Se prepara una infusión exactamente igual a la anterior, endulzándola al gusto, preferiblemente con miel, y se tomarán 3 tazas una después de cada comida.

Infusión digestiva y contra el ácido úrico: dejar en infusión 10 grs de verónica en una taza de agua caliente, durante 10 minutos. Filtrar y beber la mitad luego del almuerzo y la otra mitad después de la cena.

Decocción bronquial y depurativa: hervir 20 grs de verónica en 1 litro de agua. Filtrar endulzar y beber 4 copitas diarias.

Compresas para quemaduras: hervir un puñado de hojas y flores frescas de verónica en un vaso de leche, hasta que el líquido se evapore. Enseguida verter el resto en un lienzo; dejar enfriar y aplicar sobre la zona afectada.

Para reuma y gota: Una cucharadita del yuyo seco por taza de agua hirviendo.

Dejar reposar 5 minutos y beber de 2 a 3 veces al día.

Contraindicaciones

No prescribir formas de dosificación orales con contenido alcohólico a niños menores de dos años ni a consultantes en proceso de deshabituación etílica.

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +