buscar
facebook
twitter
youtube
 
para que sirve la melisa

Melisa

La melisa es una planta de cultivo muy sencillo. Se adapta a cualquier tipo de suelo, aunque lo prefiere fértil y permeable, exposición soleada, pero con algo de sombra en regiones de verano muy cálido.

Se da en cualquier suelo bien drenado y tolera sin problemas los suelos pobres y arenosos donde el sol da con intensidad. Tan solo habrá que cortar los tallos que se pudran durante el otoño y remover la tierra próxima a las raíces.

Propiedades beneficas

La melisa es renombrada principalmente como hierba relajante y buena para el corazón.

En la medicina popular se usa contra la ansiedad y la depresión así como para calmar las palpitaciones del corazón.

Hoy día se aprecia todavía como tisana tónica y sedante que, según la leyenda, contiene la fórmula de la longevidad.

Una infusión de sus hojas calma los nervios, estados de ansiedad leve, hiperactividad o irritabilidad.

Ayuda a calmar dolores de cabeza, migrañas y jaquecas, en especial de origen nervioso.

Indicada en trastornos del sueño de origen nervioso. Ayuda a controlar la tensión arterial.

Equilibra los altibajos emocionales que a veces se presentan en la menopausia, sube el ánimo y disipa la melancolía.

Calma los dolores de la menstruación, ayudando en su regulación. Tonifica y ayuda a relajar los músculos, y evita la aparición de espasmos.

Para mitigar el mal aliento, masticar unas hojas de Melisa. Es un efectivo repelente de insectos, y alivio de picaduras.

Se usa en el tratamiento del hipertiroidismo, junto con la menta de lobo, ayudando a disminuir la producción del tiroides.

Además tiene propiedades astringentes, es anti espasmódico, tónico nervioso y muscular, carminativo, coléretico, digestivo, aperitivo, antiséptico, antiviral y cicatrizante.

Las pieles grasas mejoraran su aspecto, si cada noche nos lavamos la cara con una infusión ligera de Melisa.

Está indicada para la regulación y tratamiento de trastornos gástricos, estimula la secreción biliar, favorece la eliminación de gases, favorece la digestión, alivia el dolor de estómago y vómitos, causado por nervios, y actúa con eficacia contra los mareos y las náuseas.

Uso

La Melisa no destaca por sus cualidades estéticas, sino por sus cualidades herbales y aromáticas.

Sabor agradable y fresco, a limón. Sus hojas suelen utilizarse para dar aroma y sabor al té tanto frío como caliente.

También se utilizan las hojas para condimentar platos como substitutivo de la cáscara del limón.

Las hojas se utilizan, tanto frescas como secas, para aromatizar ensaladas, salsas, sopas, platos de verduras, postres y confituras.

En la cocina, su sabor alimonado da frescor a las comidas.

Las hojas se utilizan en la preparacion de ensaladas.

Hay que tener en cuenta que no se deben cocer sus hojas, porque perderían mucho aroma.

Las hojas secas se preparan en infusión a manera de té. Las hojas frescas, junto con hierbabuena fresca y flor de azahar, se utilizan en algunos cafés de Tánger para aromat zar el té verde. Las hojas frescas pueden complementar ensaladas, confitarse para decorar bizcochos, y usarse para aderezar otros platos. Añadidas en el último minuto a bebidas refrescantes y macedonias -tras una larga infusión adquieren un feo color marrón- y, en recetas, sustituyendo a la corteza de limón. Las hojitas tiernas y enteras de melisa, están muy ricas acompañando postres, ensaladas de frutas y licores.

Se usa para aliños de ensaladas; en todos los platos en los que interviene el zumo de limón. Las hojas frescas dan un sabor alimonado a ensaladas, sopas, salsas, vinagres de hierbas y son un ingrediente del agua del Carmen, Licores como el Benedictine y el Chartreuse y cordiales de vina. Se usa en la preparación de licores y también en la fabricación de cosméticos.

Contraindicaciones

La melisa es en general una planta bastante segura, que puede administrarse a niños y a ancianos sin temor alguno. No obstante, se han descrito algunos efectos perjudiciales para la tiroides por la ingesta de extractos de melisa, por lo que su consumo debe ser evitado en caso de hipotiroidismo.

También se han citado algunos efectos adversos, sobre todo a causa de dosis inadecuadas, por excesivas o por reacciones alérgicas a sus componentes, como por ejemplo gastroenteritis, náuseas, vómitos y dolor abdominal, aunque esto solo se produce de manera excepcional.

Por otro lado, como ocurre en otros muchos casos, la toma del aceite esencial de melisa puede provocar irritación gástrica y debe ser evitado en caso de padecer gastritis, úlceras gastroduodenales, colitis ulcerosas, hepatopatías y epilepsias. La ingesta de 2-3 gramos de aceite esencial puede provocar bradipnea (descenso de la frecuencia respiratoria), somnolencia, o hipotensión. Por regla general, es preferible abstenerse de tomar el aceite esencial por vía oral.

Por otro lado, no se recomienda simultanear la toma de remedios con melisa y antidepresivos de síntesis, antihistamínicos, narcóticos, u otros sedantes.

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +