buscar
facebook
twitter
youtube
 

Síndromes mielodisplásicos

Qué es

Los síndromes mielodisplásicos (SMD) son un grupo de cánceres de la sangre como la leucemia, el linfoma o el mieloma múltiple en los que las células inmaduras de la sangre, llamadas blastocitos, no llegan a terminar su proceso de maduración. La médula ósea es la encargada de producir las células madre sanguíneas, también denominadas células inmaduras. Cuando éstas maduran se convierten en células madre linfoides, que pasarán a ser glóbulos blancos o células madre mieloides, que se convertirán en glóbulos rojos, plaquetas o glóbulos blancos.

Esta conversión de las células inmaduras no se produce en los pacientes con síndromes mielodisplásicos; estas células mueren en la médula o al poco de entrar en la sangre, lo que reduce el espacio para los glóbulos rojos, blancos y plaquetas sanas. Esta disfunción acaba produciendo infecciones, anemia o sangrados.

Diagnóstico

La citopenia, o disminución del número de células de la sangre, es el primer indicio que puede hacer sospechar la presencia de síndromes mielodisplásicos. Esta deficiencia puede, sin embargo, estar ocasionada por anemia o algún tipo de infección. Cuando el hematólogo descarta estas causas, se procede a un estudio de la médula ósea. 

La única prueba para confirmar con total certeza la existencia de los síndromes mielodisplásicos es el aspirado de médula ósea. Consiste en una extracción de células hematopoyéticas (células en proceso de maduración, diferenciación o multiplicación que producirán las células finales). En los pacientes adultos el aspirado se realiza en la cadera, cresta iliaca posterior-superior o en el esternón.

Para completar el estudio, también se realizará una extracción (biopsia) de un pequeño fragmento del hueso, en la zona de la cadera o cresta iliaca posterior superior, ya que es la zona que aporta más información al especialista al ser donde se forman estas células sanguíneas.

Por último, será necesario comprobar si el código genético es normal o está alterado; para ello, el hematólogo realizará estudios citogénicos a la extracción de médula ósea.

Tratamientos

Al igual que ocurre con otras enfermedades oncológicas, los tratamientos para combatir los síndromes mielodisplásicos pueden provar fatiga en el paciente y afectar a su estado de ánimo. Para mitigar estos efectos, los expertos recomiendan al enfermo llevar una vida ordenada y adquirir hábitos saludables que impliquen una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico en función de sus posibilidades y siempre que no esté contraindicado.

En Viviendo con un síndrome mielodisplásico. Guía para pacientes y cuidadores, elaborada por la Asociación de Linfoma, Mieloma y Leucemia en colaboración con Celgene, enfermos y familiares pueden encontrar una serie de pautas para aprender a sobrellevar mejor la enfermedad y el proceso terapéutico. 

Otros datos

Incidencia

La incidencia de los SMD aumenta con el paso de los años, siendo la media de edad de aparición de 70 años. De hecho, tan sólo el 10 por ciento de los pacientes tienen menos de 50 años y es más común entre los hombres que entre las mujeres. Según los datos de la Fundación Josep Carreras, se diagnostican entre 30 y 50 nuevos casos por millón de habitantes y año. 

Según los datos del Registro Español de Síndromes Mielodisplásicos, actualizados en marzo de 2014, hay 10.000 pacientes con este tipo de cáncer en nuestro país.
 

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +