buscar
facebook
twitter
youtube
 

Sifilis

Qué es

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por la bacteria espiroqueta Treponema pallidum. Esta infección se manifiesta en la zona genital, los labios, la boca o el ano, entre otras zonas, y puede producirse tanto en hombres como en mujeres.

En términos generales, se suele contagiar al mantener relaciones sexuales con una persona infectada o, en el caso de los bebés, si su madre la tiene durante el embarazo.

Causas

La bacteria Treponema pallidum causa la infección al penetrar en la piel o en las membranas mucosas con soluciones de continuidad que, por lo general, se localizan en los genitales.

Esta enfermedad puede ocurrir en cualquier zona del mundo, siendo más común que aparezca en las zonas urbanas. En los últimos años está aumentando más rápidamente en los hombres homosexuales.

 La población con más riesgo de contraerla está entre los 15 y 25 años  pero en la actualidad el organismo humano no puede combatirla. 

Síntomas

Los síntomas se dividen en 3 fases:

Primera fase

En la primera etapa de la enfermedad, aparece una llaga en la zona donde se originó el contagio, pero es probable que existan más. En términos generales, esta llaga es dura, redonda e indolora y por esta última característica suele pasar desapercibida para el paciente.

Estas llagas suelen durar entre 3 o 6 semanas en el cuerpo y se curan independientemente de que se reciba el tratamiento o no, ya que, si aparecen estas llagas, es fundamental que el enfermo acuda al especialista para evitar que la infección pase a la segunda etapa.

Segunda fase

En la fase secundaria son comunes las erupciones en la piel e incluso la aparición de llagas en la boca, la vagina o el ano, también denominadas lesiones de la membrana mucosa.

Estas erupciones pueden aparecer cuando la llaga inicial se está curando o han pasado varias semanas desde que desapareció y se caracterizan por un aspecto de punto duro, de color rojizo o marrón que se localiza en la palma de las manos o en la planta de los pies.

Normalmente no causan picores y en muchas ocasiones son tan poco visibles que es probable que el paciente no perciba que las tiene.

Otros síntomas de esta fase pueden ser: fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos, pérdida parcial del pelo, dolor de garganta y de cabeza, pérdida de peso o dolor muscular y fatiga.

Tercera fase

La fase latente y avanzada comienza cuando los síntomas anteriores han desaparecido y, en el caso de no haber recibido tratamiento, es probable que el paciente siga estando infectado sin presentar ningún síntoma.

Esta fase se desarrolla entre los 10 y 30 años después de haberse contagiado y sus síntomas más comunes son: dificultad a la hora de coordinar los movimientos, parálisis en ciertas partes del cuerpo, entumecimiento, demencia y ceguera.

Si la enfermedad está muy avanzada puede dañar órganos internos y causar la muerte. 

Prevención

Para evitar contraer esta enfermedad, los especialistas recomiendan las siguientes medidas de precaución:

  • No mantener relaciones sexuales con personas contagiadas.
  • Mantener relaciones con una pareja a la que le hayan realizado pruebas de la ITS y hayan salido negativas.
  • Usar medidas de precaución a la hora de mantener relaciones sexuales: condones de látex, por ejemplo.

Lavarse las zonas genitales con frecuencia o realizarse una ducha vaginal después de mantener relaciones sexuales no previene de la enfermedad, pero Sí disminuye el riesgo. 

Tipos

La sífilis puede clasificarse en los siguientes tipos:

  • Sífilis primaria: Su síntoma principal es el chancro (ulceración con tendencia a extenderse y destruir los tejidos vecinos). Es una lesión de carácter no doloroso que evoluciona de mancha a bulto.
     
  • Sífilis secundaria: En este tipo, se producen síntomas variados que generalmente se representan con lesiones en la piel y que se encuentran en el tronco y las extremidades, además de las manos y las plantas de los pies.
     
  • Sífilis latente: Es asintomática y se clasifica en sífilis latente precoz y sífilis latente tardía.
     
  • Sífilis terciaria: Se produce varios años después del contagio y puede producir lesiones granulomatosas en todo el cuerpo o afectar al corazón y al sistema nervioso.
     
  • Sífilis congénita: Se trasmite de madres a hijos durante el embarazo y el parto. Cuando se produce el nacimiento, la enfermedad es asintomática, pero si no se trata puede producir complicaciones en el niño. 

Diagnóstico

El especialista realizará los siguientes exámenes para confirmar que el paciente tiene sífilis:

  • Examen del líquido de la úlcera.
  • Ecocardiografía (prueba que utiliza ondas sonoras para crear imágenes del corazón), angiografía aórtica (procedimiento en el que se usa un tinte especial y rayos X para ver cómo fluye la sangre a través de la aorta) y cateterismo cardiaco (procedimiento que consiste en pasar una sonda delgada y flexible denominado catéter hasta el lado derecho o izquierdo del corazón.
  • Punción raquídea y un análisis del líquido cefalorraquídeo.
  • Exámenes de sangre para buscar la bacteria de la sífilis.

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por la bacteria y puede producirse tanto en hombres como en mujeres.La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por una bacteria y puede producirse tanto en hombres como en mujeres.

Tratamientos

La sífilis puede tratarse con antibióticos. La duración del tratamiento dependerá de la magnitud de la enfermedad y de otros factores relacionados con la salud general del paciente.

Para tratar la enfermedad durante el embarazo, se suele administrar penicilina y en el caso de ser alérgico, se procede a desensibilizar al paciente y posteriormente tratarlo con este fármaco.

Horas después de haber recibido el tratamiento en las etapas iniciales de la enfermedad, el paciente puede experimentar una reacción denominada de Jarisch Herxheimer, ésta causa los siguientes síntomas:

  • Escalofríos.
  • Dolores musculares y de cabeza.
  • Fiebre.
  • Sensación de indisposición general o malestar.
  • Dolores articulares.
  • Náuseas.
  • Sarpullido: área en la piel que está irritada o inflamada.

Estos síntomas generalmente suelen desaparecer al cabo de 24 horas y el especialista deberá hacer exámenes sanguíneos de control a los 3, 6, 12 y 24 meses. 

Otros datos

Las personas que tienen infeccionas de sífilis “tempranas” son las que pueden provocar la infección de forma más fácil a sus parejas sexuales.

A pesar de recibir el tratamiento correcto con antibióticos, los que ya haya causado esta enfermedad no podrán revertirse.

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +