buscar
facebook
twitter
youtube
 

Rotavirus

Qué es

El rotavirus es una enfermedad infecciosa que causa en los afectados gastroenteritis o infección intestinal. Fue descubierto por la viróloga australiana Ruth Bishop en 1873. Pertenece a la familia de los reoviridiae, una familia de virus de vertebrados que pueden afectar al sistema gastrointestinal y a las vías respiratorias del huésped. Aunque también puede afectar a personas adultas, los más propensos a contagiarse de este virus son los niños, especialmente los lactantes.

Se caracteriza por ser extremadamente contagioso y resistente. Esta infección es considerada como un problema de salud pública, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

Existen varias especies de rotavirus, que pueden afectar tanto a personas como a animales y que se manifiestan en diferentes épocas del año. Los rotavirus de los grupos A, B y C son los que afectan a los humanos; en concreto, los del grupo A son los mayores desencadenantes de gastroenteritis aguda en niños menores de cinco años a nivel mundial, según el estudio Rotavirus, norovirus, adenovirus y otros virus del tracto digestivo, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Causas

Esta infección se transmite al entrar en contacto con las heces del infectado de forma oral, ya que el virus puede sobrevivir durante varias horas en las manos y durante días en superficies sólidas, como pañales, ropa, sábanas, etcétera. Además, también puede transmitirse a través del consumo de alimentos o agua infectados con el virus

Síntomas

Los principales síntomas del rotavirus son diarrea, fiebre y vómitos. Es muy importante controlar la hidratación de los infectados por esta enfermedad, ya que las diarreas que provoca suelen ser severas. La deshidratación en el caso del rotavirus es más común que en otras infecciones y en casos extremos puede provocar la muerte, especialmente en bebés y niños pequeños. El dolor abdominal, junto con los otros síntomas, también puede ser un indicio de infección por rotavirus.

El virus tiene un periodo de incubación de dos días, aproximadamente, antes de que se manifiesten los síntomas. La diarrea suele durar entre cinco y diez días y la fiebre suele ser leve. Aunque la infección por rotavirus puede causar la muerte por deshidratación, la mortalidad en los países desarrollados es muy baja; esto es debido a la accesibilidad que hay a tratamientos de rehidratación. A pesar de ello, el contagio de esta enfermedad es una causa muy común de ingreso hospitalario.

Un niño puede contagiarse por rotavirus en más de una ocasión, sin embargo, debido a la activación y al refuerzo del sistema inmunológico, el primer contagio también suele ser el más grave.

La gravedad de los síntomas y su evolución en el tiempo dependen de muchos factores, como la edad o las condiciones previas de salud del infectado, por lo que no existen grupos de riesgo.

Prevención

En la actualidad existen vacunas contra esta infección, que se administran, de forma oral, a partir de las seis semanas de vida.

El rotavirus es muy contagioso, por lo que, una vez confirmada la infección, se debe proteger al infectado en todo momento y se debe procurar mantener el menor contacto posible. Las aulas, guarderías y los lugares públicos pueden ser el escenario de brotes epidémicos.

A pesar de que lavarse las manos no garantiza evitar contagiarse por el virus, una buena higiene reduce las posibilidades de contraer la enfermedad.

Diagnóstico

Aunque la presencia de los síntomas, sobre todo si se manifiestan todos, es un indicio de posible contagio por rotavirus, esta sintomatología puede aparecer con muchas otras patologías, especialmente en los niños, por lo que los síntomas no siempre conducen a un diagnóstico claro.

La mejor manera de determinar si existe infección por rotavirus es realizando un análisis de heces.

Tratamientos

Existe la posibilidad de prevenir la infección administrando una vacuna pero, una vez se contraiga el virus, no existen medicamentos específicos para tratarlo. La clave para paliar la enfermedad es hidratarse de forma continuada. Si la pérdida de líquidos es severa (diarrea aguda o vómitos constantes) es necesaria la administración de suero y electrolitos.

En el caso de los bebés, muchas veces no son capaces de tolerar los líquidos, por lo que es necesario su ingreso hospitalario para llevar a cabo la rehidratación.

Otros datos

El rotavirus es la causa más común de gastroenteritis aguda en el mundo y afecta principalmente a niños y lactantes.

La Organización Mundial de la Salud cifra entre 450.000 y 550.000 las muertes infantiles al año en todo el mundo causadas por esta infección.

Aunque los adultos pueden resultar infectados, su cuadro clínico suele ser mucho más leve que en el caso de los más pequeños.

Desde la compañía farmacéutica Sanofi afirman que, aunque en los países desarrollados el virus no es mortal, conlleva un elevado consumo de recursos económicos y asistenciales y tiene un impacto significativo emocional y material en las familias de los niños contagiados.
 

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +