buscar
facebook
twitter
youtube
 

Escarlatina

Qué es

También conocida como fiebre escarlata, es una infección bacteriana provocada por un estreptococo del grupo A. La escarlatina hace que aparezca una erupción roja junto a fiebre y, en ocasiones, amigdalitis y faringitis. Afecta especialmente a los niños con edades comprendidas entre los 5 y 12 años, pero puede afectar a cualquier persona.

Es una enfermedad que no es grave, pero requiere de un tratamiento para evitar que sus consecuencias se agraven con el tiempo. Precisa de tratamiento con antibióticos.

Causas

La escarlatina se contrae al entrar en contacto con la bacteria del estreptococo, que pueden encontrarse en la nariz o en la garganta. Cuando una persona contagiada tose o estornuda, o incluso con las pequeñas gotas de saliva que puede desprender al hablar, en el caso de que una segunda persona entre en contacto con las gotas que se, tiene alto riesgo de contraer también la enfermedad. Esto también implica, por tanto, comer del mismo recipiente que la persona infectada.

La escarlatina también se puede contagiar por contacto con llagas en la piel que hayan surgido a causa de la enfermedad.

Al ser una enfermedad frecuente en los niños, se suele contagiar en el colegio debido a la alta presencia de estos.

Síntomas

  • Fiebre superior a los 38º.
     
  • Piel enrojecida, con sarpullidos. Al cabo de los días también se presenta descamación en la piel.
     
  • Blanqueamiento e hinchazón de la lengua o fondo de la garganta. También puede enrojecerse mucho tras esto, lo que se conoce como “lengua de fresa”.
     
  • Dolor de cabeza, escalofríos, náuseas y vómitos.
     
  • Inflamación de los ganglios o garganta muy enrojecida, lo que dificulta tragar.
     
  • Dolor general en el cuerpo, sensación de cansancio.

Una vez la bacteria entra en contacto con el cuerpo, los primeros síntomas que suelen aparecer son la fiebre y dolor de garganta. Después, las bacterias producen una toxina que comienza a provocar erupciones en diferentes partes de la piel, de un color rojizo. Suele comenzar en la zona del cuello y la cara, extendiéndose posteriormente al resto del cuerpo. Este proceso tarda de uno a dos días desde que la bacteria aparece.

Prevención

La higiene es el método más eficaz para evitar contraer la escarlatina. Mantener las manos limpias es esencial para evitar contagiarse con posibles bacterias que las hayan alcanzado.

Además se deben evitar aquellos objetos personales de la persona afectada como cubiertos, ropa de coma o toallas.

Tipos

Esta patología no está dividida en tipos.

Diagnóstico

Se suele realizar una prueba estreptocócica para determinar si existen bacterias, tanto estreptocócicas como de otro tipo, en la garganta para determinar a qué se deben las molestias. Esto se realiza mediante un cultivo o hisopado de garganta, que consiste en tomar una muestra de la saliva de la garganta y de las células de las mucosas.

En ocasiones también se realiza un análisis de sangre para determinar si el contagio es de estreptococos u otra infección.

Tratamientos

Cuando se detecta la escarlatina, lo más habitual es que el médico recete un antibiótico para eliminar las bacterias. Esto además previene el contraer una fiebre reumática o una faringitis estreptocócica. Pueden ser de vía oral o inyectables, y los más comunes son la amoxicilina o la penicilina.

También se suelen recetar medicamentos específicos para curar las erupciones cutáneas de la piel.

Otros datos

La alimentación durante una escarlatina debe adecuarse a la circunstancias, ya que la persona contagiada puede tener problemas para comer debido a la irritación que sufre su garganta. Por ello se debe suministrar, en la medida de lo posible, alimentos blandos y con temperaturas templadas. Los líquidos también son importantes, como tés, sopas, bebidas frías o batidos, ya que ayudan a diluir y expulsar las flemas que se originan en las vías respiratorias.

También se suele recomendar que la habitación donde repose la persona contagiada sea húmeda y con un ambiente fresco.

En muy raras ocasiones la escarlatina puede derivar en enfermedades graves, como la fiebre reumática o una glomerulonefritis, una inflamación del riñón que provoca orinas oscuras, hipertensión arterial y pérdida de proteínas.
 

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +