buscar
facebook
twitter
youtube
 

Diarrea

Qué es

Se denomina diarrea al aumento en la frecuencia de las deposiciones (más de tres veces al día) acompañada de una disminución de la consistencia de éstas. A veces la diarrea puede contener sangre, moco, pus y alimentos no digeridos.

Dependiendo de la persona, esta patología puede ser leve y desaparecer en pocos días o durar más tiempo.

En algunos grupos de riesgo, como los niños y los bebés conviene vigilar al enfermo puesto que en ellos puede derivar a una enfermedad grave.

Causas

Existen muchas causas que originan la diarrea. Sin embargo, la más común es la gastroenteritis vírica epidémica, muy frecuente en niños.

Otras situaciones que pueden propiciar la enfermedad son la ingesta de determinados alimentos o agua que contienen determinados tipos de bacterias que provocan la diarrea y así como intoxicaciones alimentarias.

Además, algunos medicamentos, como antibióticos, fármacos quimioterápicos o laxantes con magnesio pueden causar diarrea como efecto secundario.

Por último, está vinculada a una serie de patologías como las enfermedades inflamatorias del intestino, principalmente como son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn; la insuficiencia del páncreas o el síndrome del intestino irritable o la ansiedad y situaciones estresantes, entre otras.

Síntomas

Aunque el hecho fundamental es el aumento en el número de deposiciones y la disminución de la consistencia, no es infrecuente que se asocien otros síntomas como la presencia de fiebre, intolerancia a la comida acompañada de náuseas y vómitos y dolor abdominal. Si la diarrea es muy cuantiosa puede aparecer deshidratación por pérdida excesiva de líquidos.

Prevención

Hay dos tipos de diarrea que se pueden prevenir:

Diarrea por rotavirus

Este virus común provoca diarrea en niños y adultos y se puede prevenir mediante la administración de dos recientes vacunas: RotaTeq y Rotarix. Estas vacunas sólo protegen al niño del rotavirus y no de la diarrea que aparece por otras causas.

Diarrea del viajero

Las personas que viajan a países en vías de desarrollo como África, Latinoamérica o Asia pueden tener diarrea del viajero debido al consumo de agua o alimentos que contienen virus, parásitos o bacterias nocivas. En este caso se pueden tomar una serie de precauciones:

  • No consumir agua del grifo ni hielo hecho con agua del grifo.
     
  • Evitar cepillarse los dientes con agua no embotellada.
     
  • No beber leche ni tomar lácteos sin pasteurizar.
     
  • Comer verduras y frutas que se puedan pelar. Además, conviene que esos productos los pele usted mismo.
     
  • Evitar el consumo de pescado y carne crudos.
     
  • Beber agua embotellada.

Tipos

Existen diferentes tipos de diarrea dependiendo de las causas que la originan. Se pueden clasificar en:

  • Diarrea por toxiinfección alimentaria: Se produce por el consumo de alimentos que no están en buen estado.
     
  • Diarrea vírica: Causada por el virus del rotavirus y otros.
     
  • Diarrea del viajero: Surge como consecuencia del consumo de comida y bebida en países en vías de desarrollo que contienen virus nocivos.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos de diarrea infecciosa, si la situación del paciente no es grave, los síntomas son tan claros que no es necesario realizar ninguna otra exploración para confirmar el diagnóstico.

El antecedente de consumo de alimentos que pudieran estar en mal estado o la afectación de varias personas que han participado en una misma comida es un hecho frecuente que ayuda al diagnóstico.

Otras veces, si existe mucha repercusión general y el paciente está postrado y con signos de deshidratación será conveniente estudiar las heces para descubrir el germen responsable y valorar la necesidad de iniciar un tratamiento específico.

Cuando la causa más probable no es la infecciosa es necesario realizar estudios más completos del intestino y del páncreas para conocer el origen de la diarrea.

Tratamientos

El tratamiento depende del diagnóstico y de la gravedad de la diarrea.

Si es leve basta con administrar abundantes líquidos en el propio domicilio del paciente. Si la diarrea es grave y se acompaña de deshidratación es necesario tratar al paciente en el hospital para administrar líquidos por vía venosa.

Las diarreas de causa no infecciosa habitualmente requieren tratamientos específicos según el tipo de enfermedad. Como norma general no es aconsejable utilizar sin indicación del médico fármacos antidiarréicos ya que pueden complicar la evolución de la diarrea.

Otros datos

La diarrea puede afectar a cualquier persona. Es frecuente que aparezcan brotes de diarrea aguda en instituciones como guarderías, residencias de ancianos, cuarteles etc.

Como la mayor parte de las diarreas infecciosas se deben al consumo de agua y alimentos en mal estado o contaminados es muy importante conocer las medidas de higiene básicas para intentar prevenirlas.

Dieta y nutrición

La deshidratación es una de las complicaciones que vienen vinculadas con la diarrea. Para evitarlas conviene beber mucha agua y líquidos que contengan sodio, cloruro o potasio:

En el caso de los niños, los especialistas recomiendan ingerir soluciones de rehidratación oral, como bebidas que contienen salen y minerales para prevenir la deshidratación. Éstas se pueden encontrar en farmacias.

Los adultos pueden tomar zumo de frutas, bebidas isotónicas, caldos caseros, etc.

Respecto a las comidas, los expertos recomiendan comer arroz blanco, patatas hervidas, zanahorias cocidas, pollo al horno sin piel ni grasa o jamón cocido, entre otros.

Además, aconsejan evitar alimentos que puedan empeorarla como los ricos en grasa, especialmente fritos; con mucha fibra (frutas cítricas), pasteles, galletas, café, etc.

Cuando la diarrea se detenga, el paciente podrá volver a llevar su alimentación habitual.

Diareea del viajero

Qué es

La diarrea del viajero es un proceso infeccioso de carácter leve, en la mayor parte de los casos. Afecta a entre el 20 y el 50 por ciento de las personas que viajan a zonas tropicales y subtropicales de África, Iberoamérica y el sudeste asiático.

Suele aparecer bruscamente durante los primeros días de viaje o pocos días después de regresar.

Causas

Los agentes que causan más frecuentemente la diarrea del viajero son las bacterias nocivas que contienen determinados alimentos o bebidas, especialmente la Escherichia coli.

También pueden estar implicados los rotavirus o protozoos como giardia lamblia. El germen más frecuentemente implicado es Escherichia coli enterotóxica, que coloniza el intestino en unas 24-48 horas, se adhiere a las paredes intestinales y produce las toxinas responsables de la sintomatología.

La infección se transmite por vía oral a través del consumo de alimentos o bebidas contaminadas con los microorganismos, comidas en mal estado y/o la ingestión de sustancias tóxicas.

Síntomas

El cuadro clínico, generalmente leve, consiste la emisión de tres o más deposiciones diarias, acuosas, acompañadas de náuseas y/o vómitos, dolor abdominal con intensidad variable, fiebre o sensación de defecación incompleta (tenesmo).

Es un proceso que generalmente dura menos de cuatro días en ausencia de tratamiento. Si la deposición tiene presencia de sangre indica que el germen causante de la infección pertenece al grupo de los enteroinvasivos y es recomendable que el paciente acuda al médico.

Prevención

La mejor medida para prevenir la diarrea del viajero es cuidar los hábitos alimenticios durante el periodo que esté en el extranjero. De hecho, los expertos recomiendan poner especial atención a los alimentos con huevo crudo o poco cocinado (salsas y postres y con los derivados de la leche).

Otras precauciones que deben tener en cuenta son:

  • Los alimentos cocinados deben conservarse a una temperatura inferior a 10 grados o mayor de 60.
     
  • La leche no pasteurizada debe ser hervida antes de su consumo. El agua del grifo debe hervirse, clorarse o filtrarse, excepto si la seguridad está garantizada.
     
  • No poner cubitos de agua en las bebidas, a no ser que hayan sido preparados con agua segura.
     
  • Los alimentos ingeridos en puestos callejeros, restaurantes típicos, comedores escolares y comunitarios son los de mayor riesgo.
     
  • Si se ha de comer sin estar seguro, ingerir pequeñas cantidades, ya que los ácidos gástricos ejercen un efecto protector.
     
  • Alimentos aconsejados: Agua con gas embotellada; verduras y frutas con la piel intacta, cuidadosamente peladas y lavadas por quien las vaya a consumir; té o café calientes; pan y sus derivados; pastas sin huevo recién cocida y carnes o pescados bien cocidos o fritos.
     
  • Alimentos desaconsejados: Helados callejeros, cubitos de hielo en las bebidas, carne, pescado o marisco crudo, postres dulces, ensaladas y fruta que lleven varias horas expuestas en tenderetes de mercados.

Comida en puestos callejeros

Los expertos recomiendan comer fruta y verdura que se puedan pelar y hacerlo uno mismo para evitar la diarrea del viajero.

Tipos

La diarrea del viajero es un tipo de diarrea y no se divide en ningún otro subtipo.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos de diarrea del viajero los síntomas son tan claros que no es necesario realizar ninguna exploración para confirmar el diagnóstico.

Tratamientos

En general las medidas que se deben seguir son las siguientes:

  • Realizar una dieta astringente e ingerir líquidos en abundancia, como té recién hecho o bebidas de agua mineral carbónica. Los alimentos deben ser suaves y en poca cantidad, para responder a las necesidades de la persona sin cargar el sistema digestivo.
     
  • Solución de sales de rehidratación oral. Sólo es necesaria en algunos casos especiales y niños. Si no se tiene este preparado se puede realizar de forma sencilla, mezclando cinco gramos de cloruro sódico, cincuenta gramos de arroz precocinado o cuarenta gramos de sacarosa en un litro de agua potable. El potasio se repone con la administración de zumo de limón, coco, plátano, etc.
     
  • Si el número de deposiciones es excesivo puede recurrirse a fármacos contra la diarrea como la loperamida o el tanatos. Ambos tienen efectos secundarios, por lo que han de usarse tras consultar a un médico. La loperamida y otros antidiarreicos están contraindicados en los viajeros con una diarrea grave. No deben administrarse a niños.
     
  • No es recomendable el tratamiento con antibióticos, excepto en las personas con una inmunodepresión grave o una enfermedad previa importante. Aquellas personas que por el viaje que realizan tienen poca o nula accesibilidad a centros sanitarios, deberían incluir en su botiquín algún antibiótico de amplio espectro, además de fermentos lácticos y antidiarreicos.

Otros datos

Recordatorio importante

  • Lugar de destino: Las zonas tropicales y subtropicales de África, Iberoamérica y sudeste asiático son las áreas más probables para contraer la diarrea.
     
  • Factores de riesgo personales: Presencia de enfermedades previas como la diabetes mellitus, las inmunodepresiones severas provocadas por fármacos o por el VIH las resecciones intestinales o gástricas y la disminución de la secreción gástrica.
     
  • Hábitos alimenticios durante el viaje: Permiten desarrollar una prevención activa frente a la diarrea del viajero. La mejor forma de protegerse consiste en seleccionar cuidadosamente los alimentos y bebidas.
     

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +