buscar
facebook
twitter
youtube
 

Coronavirus

Qué es

Se trata de una familia de virus que se descubrió en la década de los 60 pero cuyo origen es todavía desconocido. Sus variantes provocan diferentes enfermedades, desde un resfriado hasta un síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Gran parte de los coronavirus no son peligrosos y se puede tratar de forma eficaz: de hecho, la mayoría de las personas contraen en algún momento de su vida el virus, generalmente durante su infancia. Aunque son más frecuentes en otoño o invierno, se puede contraer en cualquier época del año.

El coronavirus debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo. Se trata de un virus presente tanto en humanos como en animales.

Causas

El coronavirus se transmite de forma muy limitada entre humanos, pero hasta la fecha se desconoce el origen del virus. Como en otros virus, el contagio entre humanos se produce a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar.

Si bien la mayoría de los casos de MERS en humanos se atribuyen al contagio entre personas, es probable que los camellos sean un importante reservorio para este tipo de coronavirus y una fuente animal de infección en los seres humanos, como especifica la Organización Mundial de la Salud en su nota descriptiva sobre la enfermedad. Sin embargo, se desconoce la función específica de los camellos en la transmisión del virus, y también la ruta o rutas exactas de transmisión.

En origen, el coronavirus MERS-CoV es un virus zoonótico que se transmite de animales a personas. Según se desprende del análisis de varios de sus genomas, se cree que el virus se originó en murciélagos y se transmitió a los camellos en algún momento de un pasado lejano.

Síntomas

En general, los síntomas principales suelen ser:

  • Secreción y goteo nasal.
  • Tos.
  • Dolor de garganta y de cabeza.
  • Fiebre.
  • Escalofríos y malestar general.

En el caso del coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV), el espectro clínico de este tipo de infecciones varía desde la ausencia de síntomas hasta síntomas respiratorios leves o agudos. Esta tipología suele cursar con tos, fiebre y dificultades respiratorias. Es frecuente que haya neumonía y también se pueden registrar síntomas gastrointestinales, en especial, diarrea.

Esta variante del virus puede causar enfermedades más graves en personas mayores, con inmunodepresión o con enfermedades crónicas como diabetes, algunos tipos de cáncer o enfermedad pulmonar crónica. En casos extremos, puede ocasionar insuficiencia respiratoria.

Prevención

Hasta la fecha no se dispone de vacuna alguna ni de tratamiento específico para combatir la infección por coronavirus.

Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus. Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca.

En el caso del coronavirus MERS-CoV, debido a su posible procedencia animal, se recomienda a las personas que visiten granjas, mercados, establos u otros lugares donde haya camellos u otros animales tomar medidas de higiene generales, en particular lavarse sistemáticamente las manos antes y después de tocar a algún animal, así como evitar el contacto con animales enfermos.

Los productos de origen animal debidamente procesados por cocción o pasteurización no suponen ningún riesgo de infección, pero deben manipularse con cuidado para evitar que se contaminen por contacto con productos crudos. La carne y la leche de camello pueden seguir consumiéndose tras la pasteurización, cocción u otros tratamientos por calor; sin embargo su consumo crudo debe descartarse.

Estas precauciones deben seguirlas especialmente aquellas personas que padezcan diabetes, insuficiencia renal, neumopatía crónica o inmunodepresión, ya que tienen un alto riesgo de padecer enfermedad grave en caso de infección por MERS-CoV. 

Tipos

En los coronavirus humanos, la gravedad puede variar sustancialmente entre un tipo y otro:

Coronavirus del resfriado

Esta variante de coronavirus corresponde a los tipos 229E y OC43, que provocan los síntomas comunes de un resfriado, aunque en los casos más graves también pueden ocasionar una neumonía en personas de edad avanzada o en neonatos.

Los tipos de coronavirus 229E y OC43 causan los síntomas comunes de un resfriado.

Los tipos de coronavirus 229E y OC43 causan los síntomas comunes de un resfriado.

Síndrome respiratorio agudo severo (SRAS)

Es una forma grave de neumonía. Provoca dificultad respiratoria y fiebre superior a los 38 grados. Desde un brote en 2003 se ha extendido por todo el mundo, aunque es más frecuente en el este asiático.

Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV)

Causa graves problemas respiratorios, además de fiebre, tos y dificultad para respirar, aunque en un primer momento puede ser asintomático. En los casos más graves también se produce expectoración de sangre, diarrea y vómitos. Tuvo su primer brote en el año 2012 y desde entonces se han reportado muchos casos en Oriente Medio, aunque también ha llegado a Europa y Estados Unidos.

Los coronavirus también pueden aparecer en animales. Algunos de los más frecuentes son:

  • Coronavirus canino

Es una enfermedad intestinal que se da en los perros y que afecta al intestino delgado y a los ganglios linfáticos locales. Es una variedad del virus que sólo contraen los perros, sin poder contagiarlo a los humanos. El animal puede mostrar síntomas parecidos a la depresión y pérdida de apetito y, en casos muy extremos, fiebre. Existe una vacuna preventiva que evita que el perro contraiga el virus, aunque normalmente sólo se administra a perros de espectáculo o cachorros.

En caso de que un perro no vacunado contraiga el coronavirus, este debe ser aislado para evitar el contagio a otros perros. La mayoría de los perros se recuperarán por sí solos de la infección al cabo de unos días, aunque si hay inflamaciones se puede precisar de antiinflamatorios.

  • Coronavirus felino

En los gatos el coronavirus frecuentemente provoca peritonitis infecciosa, que tiene varios síntomas como pueden ser pérdida de peso, hinchazón en la zona abdominal, fiebre, falta de apetito o inflamaciones en los órganos internos. Sin embargo, esto solo ocurre en estadios avanzados de la enfermedad, por lo que es importante detectarla antes de que aparezcan estos síntomas para que el animal pueda sobrevivir. Al igual que con el coronavirus canino, existen vacunas para prevenir el contagio de coronavirus en los gatos.

Diagnóstico

Para determinar si el malestar ocasionado por el paciente proviene de un resfriado o de un coronavirus el médico puede realizar un cultivo de nariz y garganta, o incluso un análisis de sangre.

En casos de coronavirus SRAS, se suele realizar una tomografía de tórax para determinar los síntomas de neumonía, así como otros análisis de coagulación de sangre, un análisis bioquímico y un conteo sanguíneo. También se realizan pruebas de anticuerpos y aislamiento del virus del SARS.

Para casos de coronavirus MERS se suele realizar una evaluación a aquellas personas que presentan los síntomas y que puedan ser proclives a contraer el virus.

Tratamientos

No existe una vacuna contra el coronavirus humano que causa resfriado, pero los casos más leves pueden superarse siguiendo los mismos pasos que un catarro común. Esto no requiere intervención médica y simplemente con lavarse las manos de forma frecuente, guardar reposo y beber líquidos de forma abundante los síntomas desaparecerán a los pocos días. También se pueden tomar analgésicos como ibuprofeno o paracetamol para aliviar dolores de garganta o fiebre.

En casos de coronavirus SRAS, el paciente necesitará ingreso hospitalario, donde será puesto en cuarentena. Una vez ahí, se le administrarán medicamentos antivirales, dosis altas de esteroides para reducir la inflamación pulmonar y un soporte respiratorio con oxígeno; en ocasiones puede precisar antibióticos. En algunas ocasiones también se realizan trasfusiones de sangre de personas compatibles que hayan superado la enfermedad.

Para casos de coronavirus MERS, al tratarse de una variedad del virus muy reciente, aún no existen tratamientos específicos para esta enfermedad. El protocolo habitual es mantener en cuarentena al paciente y tratar los diferentes síntomas que vaya presentando.

Otros datos

Pronóstico

Hasta que no se disponga de más información acerca del coronavirus no se puede desarrollar un tratamiento totalmente eficaz contra esta enfermedad. Una vez más, la supervivencia del paciente dependerá del tipo de coronavirus contraído:

  • Los coronavirus de resfriado tienen tasas muy altas de recuperación y prácticamente todos los afectados consiguen vencer al virus a los pocos días.
     
  • Los coronavirus de SRAS también se superan en la mayoría de los casos, aunque entre el nueve y el 12 por ciento de los casos ocasionan la muerte del paciente. Tienen más expectativa de vida los pacientes jóvenes, pues suelen presentar unos síntomas más leves.
     
  • La tasa de supervivencia del MERS es menos elevada, alcanzando alrededor de un 36 por ciento en mortalidad, según especifica la Organización Mundial de la Salud.
     

Coronavirus MERS-CoV

El 85 por ciento de los casos de coronavirus MERS-CoV detectados desde 2012 se han producido en Arabia Saudita. También se han notificado varios casos fuera de Oriente Medio, pero se cree que en la mayoría de ellos la infección fue adquirida en Oriente Medio y exportada desde ahí.

El brote actual en la República de Corea es el mayor que ha habido fuera de Oriente Medio y, aunque resulta preocupante, la OMS afirma que no hay pruebas de que en ese país se esté produciendo una transmisión sostenida de persona a persona. La transmisión secundaria ha sido nula o limitada en todos los demás países con casos exportados.
 

Siguenos tambien a traves de:

facebook twitter youtube
 

Colabora y Participa

Colaboraciones de contenido

Suscríbete

  • SHOP

  • vitalidadSalud+
    Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
    Política de cookies +